Las mejores frases cristianas de superación personal

La mejora personal solo es posible con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo, poner nuestra persona en sus manos es el camino hacia la mejora definitiva.

Solo cuando consideremos a nuestro Señor Jesús como el único guía de nuestra vida, seremos capaces de lograr una verdadera superación personal y seremos herramientas para construir un mundo más justo.

No se gana personalmente a quien quiere, pero quien, si quiere, tiene el favor de Jesucristo, es el Señor, el artífice de nuestra existencia.

Una vida orientada a los principios cristianos tiene más posibilidades de lograr la superación personal que una que no está conectada a estos principios, Jesús es el camino, la verdad y la vida.

Frases cristianas de crecimiento personal

1640598849 131 #main

Para ir hacia la superación personal, es fundamental recorrer el camino angosto, es decir, el camino de Jesús, el buen pastor.

La superación personal está marcada por la determinación de cada persona y la bendición de Dios.

Aquellos que no confían en el Señor en su compañía de mejoramiento personal, es poco probable que tengan éxito.

La superación personal es el producto de los esfuerzos humanos por ser mejores cada día y de nuestro Señor Jesucristo al iluminar el camino correcto.

La superación personal requiere la elección de la verdad, Jesús es la verdad, por lo tanto, para mejorarnos a nivel personal, necesariamente debemos elegir a Jesucristo como guía.

En cada persona que elige superarse a nivel personal, está viva la semilla del bien que brota de las enseñanzas cristianas.

Es ingenuo pensar que la superación personal se ha logrado cuando no tienes a Dios en tu mente y corazón.

Ver también:  ▶ 🎂Las mejores frases para felicitar a tu cuñada [2020]

No hay camino posible de superación personal en el corazón que no ama, ya que es imprescindible amar, y para ello es necesario conocer el amor, es decir, conocer a Jesús.

El camino angosto es el camino para quienes tratan de superarse a sí mismos a nivel personal, este camino solo lo pueden seguir quienes, en base a las enseñanzas de Jesús, emprenden la aventura de intentar ser como él.

Solo en el ámbito personal se supera, esa persona que da buenos frutos, los que se dan solo por el amor a los demás y el deseo inalienable de construir un mundo más justo.

El Señor Jesucristo nos enseñó el valor superlativo de amar, por eso amar es el comienzo para que podamos superar las mezquindades y los vicios humanos y convertirnos en mejores personas.

En toda enseñanza cristiana se traza el camino de la superación personal, de quien busca superarse a sí mismo, a partir de los Evangelios.

La superación personal está indisolublemente ligada al arte de amar, aquel que el Verbo hecho carne, es decir, nuestro Señor Jesucristo, nos enseñó a través de las acciones.

La superación personal no es una teoría, es esencialmente una acción noble, una que parte del corazón, influenciada por el Espíritu Santo.

Capaz de superarse sólo a nivel personal, quien con la más genuina humildad practica, dentro de sus límites, las enseñanzas del Carpintero de Nazaret.

Las acciones más grandes están ligadas a las que aparentemente conducen a las situaciones más pequeñas, nos lo ha mostrado Jesús con su sabiduría divina, por lo que superarse a uno mismo a nivel personal requiere que notemos las situaciones más insignificantes.

Ver también:  feliz cumpleaños querido cuñado | Feliz cumpleaños

La humildad del Señor es la lección más importante que debe aprender de aquellos que buscan mejorarse a sí mismos a nivel personal.

Sin la ayuda de nuestro Señor Jesucristo, cualquier intento de mejorarte personalmente es una lotería, si realmente quieres cambiar, apégate a las enseñanzas de Jesús.

Cristo es una fuente de sabiduría, si quieres mejorarte a nivel personal, intenta poner en práctica sus enseñanzas.

El Espíritu Santo es quien realiza buenas obras, tratando de superarse a sí mismo a nivel personal, exige mucho, sintiendo su influencia divina.

Jesús constituye el ideal de superación personal, e incluso cuando, por el hecho de ser humanos, no somos como él, es el referente por excelencia para intentar ser mejores personas.

Con su humildad y entrega en la Cruz, Jesús nos mostró el misterio de la perfección, solo somos perfectibles, tratando de superarnos personalmente, es el camino para seguir sus enseñanzas y seguir el camino de la perfección humana.